El documental ‘A 20 pasos de la fama’, dirigido por Morgan Neville y ganador del Oscar en 2014, tiene como protagonistas a las grandes olvidadas del escenario, las coristas.

A través de las múltiples voces, el espectador se acerca a este mundo desconocido por el público general. Por una parte, se entrevista a grandes artistas como Sting, Mick Jagger, Bruce Springsteen o Stevie Wonder, que constatan la importancia de las coristas y lo necesarias que son para su música. También reflexionan sobre la fama y se plantean varias de las preguntas sobre las que gira el documental “¿cómo se consigue la fama? ¿por qué personas con menos talento triunfan sobre aquellas que tienen más talento?”.

Por otra parte, el film sigue a varias coristas, retratando su pasado en la profesión en contraposición a su presente. Ellas mismas hablan de sus experiencias, de los buenos y malos momentos, de sus esperanzas, de sus sueños y de su situación actual ya en la madurez.

La fuerza de la narración reside en la carismática personalidad de las protagonistas, con las que el espectador empatiza enseguida. Se muestran vulnerables ante la cámara, pero también fuertes. Uno de los casos que más llaman la atención es el de Darlene Love. Maltratada por la industria de la música, grababa canciones para que otras mujeres alcanzaran la fama haciendo playback sobre su voz. Después de haber firmado un contrato como solista, volvió a ser engañada por el productor Phil Spector. Cansada, abandonó la música y se dedicó a limpiar casas. Hasta que un día escuchó en la radio una de sus canciones y decidió retomar su sueño, consiguiéndolo al fin.

Pero no todas las coristas que aparecen han conseguido lo mismo que Love. Las más jóvenes siguen luchando por estar veinte pasos por delante y las que ya son mayores llegan a conformarse con estar en un segundo plano mientras signifique que puedan dedicarse a algo que les apasiona. Uno de los ejemplos que se muestran de ello es Lisa Fischer, probablemente una de las mejores voces que hayan existido. Después de ganar un Grammy, su carrera se atascó y volvió a ser corista, trabajo que retomó de buena gana.

Pero estos son sólo dos ejemplos de todas las interesantes historias que se muestran. Al ver este documental descubriremos una faceta poco conocida del espectáculo, al mismo tiempo que conoceremos a un grupo de mujeres dotadas con unas personalidades y voces fascinantes. A 20 pasos de la fama devuelve la importancia que merece al papel de las coristas, las heroínas invisibles de la música.

Original 19/03/2015

Advertisements