Si te digo Wataru Yoshizumi quizá el nombre de esta mangaka no te suene demasiado, pero deberías saber que si Isaac Asimov es el rey de la ciencia-ficción, Danielle Steel la de los relatos románticos insustanciales o Stephen King el de las novelas de miedo, Wataru Yoshizumi es sin duda la autora de mangas de género shojo por excelencia.

¿Y qué es el género shojo dentro de este maravilloso mundo de las historietas niponas? El término shojo se refiere principalmente al público objetivo al que va dirigido la publicación: en el caso del shojo es a las chicas pre y adolescentes. Aunque pueden tratar una temática más específica (ciencia ficción, magical girls, drama histórico…) si hay un ingrediente que no puede faltar es el romance. Y es aquí donde entra Wataru Yoshizumi. Especializada en dramedias románticas de instituto ella es la autora del que será probablemente uno de los animes de tu infancia, Marmalade Boy.

Marmalade Boy (o La Familia Crece en español) se emitía por las tardes en La 2 para delicia de todas las estudiantes que corríamos a casa después de clase para ver la tele. Aunque no sería su primer trabajo, Marmalade Boy se convirtió en el primer éxito rotundo de Wataru Yoshizumi a nivel internacional. A partir de ahí encontramos títulos como Solamente Tú, Random Walk o personalmente, mis favoritos, Ultramaniac y Somos Chicos de Menta, que sólo hicieron aumentar la reputación de esta mangaka.

Y aviso que aquí la historia se vuelve personal. Se podría decir que mi adolescencia es sinónimo de Japón. Me gastaba la paga mensual en mangas, veía animes, me vestía a lo gal, escuchaba j-pop y adoraba a ídolos japoneses. De eso hace mucho tiempo. Pero ayer paseando por Fnac vi una portada tan rosa que era imposible que me dejarcubierta_SHOJO_MAGAZINE_1.indda indiferente: era la portada del “Especial Wataru Yoshizumi” de la revista Shojo publicada por Planeta Cómics. ¿Lo mejor? ¡Para su volumen el precio era sólo de 3,95€! Sin pensármelo dos veces me lo compré.

¿Y en qué consiste este “Especial Wataru Yoshizumi”? Os preguntareis. Yo lo describo como la “expierencia ronda de pilotos” que llevo a cabo de vez en cuando con las series. Cuando no tengo mucho tiempo para empezar una nueva serie necesito priorizar. Así que de las 4 o 5 que más me interesan veo los pilotos; el que más me guste gana y es la primera serie que pongo en la lista para seguir. En este caso, lo que han hecho los amigos de Planeta es escoger 8 mangas de Wataru Yoshizumi y reunir en una misma publicación los primeros capítulos de cada uno de ellos.

Sobra decir que esta es una sabia estrategia para captar nuevos lectores y reenganchar a viejos aficionados de la autora, ya que en 2017 esta misma editorial publicará varios títulos nuevos de Wataru Yoshizumi. De igual manera, también encontramos el primer capítulo de Marmalade Boy y su secuela u otras creaciones de la mangaka menos conocidas.

Como antigua otaku quiero expresar mi fascinación al descubrir cómo cambia la forma de leer manga en la mayoría de edad comparada a la adolescencia. No diría que la actual manera de hacerlo se pudiera describir como “hate-watching”, tal y como se hace en algunas películas o series, pero es inevitable que cuando ya has adquirido un cierto nivel de madurez mental (se supone) el shojo dé más risa que otra cosa. He vuelto a sentirme una adolescente enamorada de las historias románticas leyendo el “Especial Wataru Yoshizumi” y aunque de un modo diferente al de entonces, me lo he pasado pipa mientras lo hacía. Por eso, no he podido resistir a contaros de qué van estos 8 primeros capítulos de estos 8 mangas.

1. Handsome Girl

handsome-girl

La protagonista de Handsome Girl (aquí va mi búsqueda sobre si el adjetivo ‘handsome’ se puede usar en mujeres o si es incorrecto) es Mio Hagiwara, una actriz de 14 años que comparte serie con su mejor amiga, la ídolo juvenil Aya Sawaki. Mio está un poco cansada de interpretar siempre al mismo tipo de chica: la Regina George de Chicas Malas, la Maritza Rodríguez de las telenovelas… la bitch, vamos. Cuando le ofrecen otra vez un papel de características similares piensa rechazarlo hasta que descubre que su vecino, amigo y amor platónico Teruomi Morimoto será el protagonista de la nueva ficción.

Ansiosa por trabajar con él de nuevo Mio acepta encantada la oferta. Pero agarraos que vienen curvas, porque resulta que el interés romántico de Teruomi en la nueva producción es ni más ni menos que Aya y tendrán que besarse.El esencial triángulo amoroso está servido, pero ¡un momento! En el primer día de rodaje aparece de repente un chico resultón que le suelta a Mio en toda la cara que es una pésima actriz. ¿Cómo se atreve? ¿Quién es este chico? Pues se trata nada más y nada menos que de Chiya Kumagai, el hijo de un afamado director de cine y prodigio de 15 años que será el director adjunto de la ficción que preparan. Lo normal a esa edad. A partir de aquí todo indica que el triángulo se convertirá en un cuarteto, sobre todo cuando descubramos que Aya y Chiya tienen un pasado en común…

2. Chitose etc

chitose-etc

Chitose etc es la mezcla perfecta de Crazy Ex-Girlfriend, Grease y Antes del Amanecer. Todo empieza cuando nuestra protagonista, Chitose Kaneshiro (también de 15 años, faltaría más) se muda a Tokyo con su hermano desde su Okinawa natal. ¿La razón? Pronto la conocemos en forma de flashback. Resulta que Chito iba tranquilamente por las calles de Okinawa cuando de repente aparece un hombre bastante creep diciéndole que puede convertirla en una ídolo juvenil. Chito, como es una chica lista no se deja engatusar y le dice que gracias pero que no, gracias. El hombrecillo insiste poniendo a Chito en una situación muy incómoda pero enseguida llega su caballero de brillante armadura para salvarla.

El guaperas de turno es un turista de Tokyo que ha perdido de vista a su amigo y que no ha podido evitar intervenir cuando ha encontrado a Chito en apuros. Para agradecérselo Chito le ofrece a Yukito (que así se llama el chaval) enseñarle los lugares más molones de Okinawa. Lo que sucede a continuación es un maravilloso día de interesantes conversaciones que culmina con un beso al atardecer. Quedan para verse al día siguiente, oportunamente sin intercambiar teléfonos o correos, pero el destino es muy cruel a veces y Chito tiene una gripe tan fuerte que no puede ni salir de la cama. Así, Chito pierde la oportunidad de volver a ver al potencial amor de su vida.

Pero Chito no se anda con chiquitas. Ni corta ni perezosa y con la ayuda de su hermano, deja toda su vida en Okinawa para matricularse en el mismo instituto que Yukito en Tokyo, claro que sí. Y como no ve nada raro en olvidarlo todo y mudarse al otro lado del país por un chico al que conoce de un día lo primero que hace al llegar al instituto es buscar a Yukito por todas las clases. Y por supuesto, cuando al fin se lo encuentra está en un cuartucho con la cabeza enterrada entre las tetas de una chavala (los dos vestidos, por lo menos). Chito se queda muerta al ver que su amado no está suspirando por los rincones por ella, pero lo que la remata del todo es lo que le dice él cuando al fin la vuelve a ver: “Lo siento, ¿quién eras?”. BOOM.

3. Marmalade Boy Little

marmalade-boy-little

¿Creías que la historia de los Koishikawa y los Matsura había terminado tras Marmalade Boy? Nada más lejos de la realidad. Los swingers japoneses más célebres de la historia aún tenían más sorpresas que darnos. Si han vuelto Las Chicas Gilmore, Padres Forzosos o en un futuro cercano Will & Grace, ¿cómo no lo iba a hacer esta clara inspiración de Los Serrano?

En este caso avanzamos casi una generación y nos centramos en Rikka y Saku, los medio-hermanos de Yu y Miki. Medio-hermanos porque (saca el material de dibujo para árboles genealógicos) Rikka es hija del padre de Yu y la madre de Miki, y Saku es hijo de la madre de Yu y el padre de Miki. Para resumir, Rikka y Saku no tienen relación de parentesco entre ellos pero tienen un hermano y una hermana en común. Ah y por supuesto viven todos en una misma casa, como viene siendo la costumbre en esta gran familia. Pese a este pequeño cambio de protagonistas no olvidemos que estamos hablando de Marmalade Boy; Rikka y Saku se han criado como hermanos pero… ah amigo, el incesto es intenso en esta familia y parece que la historia va a volver a repetirse.

4. PxP

pxp

Con PxP Wataru Yoshizumi quería probar una cosa totalmente distinta a la que había hecho anteriormente en su carrera. Si hasta ahora nos tenía acostumbrados a historias románticas de instituto, en PxP estamos frente a una historia romántica de instituto… ¡sobre ladrones! Uau. El manga comienza con una reunión del consejo estudiantil. El presidente está muy preocupado porque han habido pequeños robos de cosas sin valor alguno en el instituto y aún no se ha descubierto quien es el culpable. Un chico al que llaman ‘el Profesor’ parece ser el principal sospechoso porque los robos están firmados con la letra P y el mote de ese estudiante también empieza por P, así que obviamente tiene que ser él.

La vicepresidenta, Ruri Himeno, consigue convencer calmadamente al presidente de que al tratarse de pequeños robos que no hacen daño a nadie le quite importancia al asunto, y como el presi está colado por ella accede. Y ahora viene lo bueno, un giro inesperado que nadie hubiera imaginado. Ruri se dirige al cuarto de archivo, abre una compuerta secreta en la pared y cuando entra en la habitación escondida… ¿quién la está esperando? ¡Es ‘el Profesor! ¡Parecía obvio que él era el que llevaba a cabo los hurtos pero en realidad sólo era el compinche de Ruri, la verdadera ladrona! Si, la chica que insistía al consejo de que dejaran en paz el asunto de los robos, quién lo hubiera dicho.

Un soplo de aire fresco en PxP es la personalidad de Ruri, muy segura de sí misma. No duda en ningún momento en decirle a ‘el Profesor’ cada dos por tres que le mola, y esto no lo vemos demasiado en este tipo de shojos. Además la historia tiene pinta de ser bastante autoconclusiva ya que parece que en cada capítulo habrá un robo diferente.

5. Capuccino

capuccino

Vale, ahora en serio, Capuccino sí que es diferente a otros mangas de Wataru Yoshizumi porque en este caso los protagonistas son veinteañeros. Sosuke y Ari llevan saliendo 4 años. Debido a sus diferentes horarios laborales estaban viéndose muy poco y decidieron irse a vivir juntos. Pero, ¿cómo? ¿qué me estás contando? ¿Irse a vivir juntos sin estar casados? ¡Inaceptable! Eso es lo que diría la familia de Ari si se entera y por eso no les ha contado nada del asunto. Por lo visto en el Japón del s.XXI si haces eso eres una fulana por lo menos. Pero como no podía ser de otra manera, las madres se enteran de todo y Ari vuelve a su casa para hablarlo con ella y con su hermana. Obviamente su padre las escucha y le echa la bronca a Ari: que si qué falta de respeto, qué si tu novio no tiene buenas intenciones… Sosuke como es un galán se presenta en la casa de la familia de Ari y disculpándose, explica las razones: que si aún no tengo suficiente dinero para montarle a tu hija la boda que se merece, que no podía continuar tanto tiempo sin verla y o se mudaban juntos o lo dejaban…

Total, que Sosuke queda como un rey y Ari y su padre la mar de contentos. Todo es felicidad en ese momento pero en uno de los mayores cliffhangers en un manga que he visto nunca, el primer capítulo termina con el testimonio de Ari diciendo: ‘Estaba convencida de que a partir de entonces estaría con Sosuke para siempre. No albergaba ninguna duda sobre nuestro futuro juntos. Nunca habría sospechado… que Sosuke me traicionaría’. TÓMALO.

6. Cherish

cherish

A este yo lo llamo ‘el Dawson Crece‘, y si no habéis visto el final de la serie igual os spoilea un poco este resumen. La madre de Chihiro muere siendo ella muy pequeña y la adopta Taku, quien era su mejor amigo. Pasan 15 años. Chihiro almuerza con Taku y con el novio de este desde hace más de una década, Rei. Es el primer día de la universidad y nada más entrar a clase le suena el móvil. Como lleva una canción de Sting de tono, la chica de al lado presupone que a Chihiro le gusta mucho el cine (¿eing?) y la invita a unirse a su cinefórum.

Pero como no podía ser menos, el pasado de Chihiro vuelver para llamar a su puerta. ¡Toc toc! ¿Quién es? El ex-novio de Chihiro. ¿El ex-novio de Chihiro quién? El ex-novio de Chihiro que rompió con ella cuando le contó que sus padres eran gays. Si, en Cherish se tratan temas serios como la homofobia y consigue magistralmente juntar a un grupo de supuestos cinéfilos que hablan de cine sin decir ni un sólo título de película.

7. Spicy Pink

spicy-pink

Wataru Yoshizumi nunca deja de sorprendernos. Si creíamos que una historia de ladrones o de veinteañeros eran temas novedosos en su carrera preparaos porque Spicy Pink es meta, qué digo meta, es considerablemente meta. Sí amigos, ¡la protagonista de Spicy Pink es Sakura, una mangaka! Una mangaka que trabaja tantísimo que nunca tiene citas. Y claro, cómo puede escribir sobre el amor si no vive el amor. Imposible.

Por eso su amiga, una mangaka más famosa que ella pero que tiene tiempo de sobra para quedar con chicos cuando quiere, organiza una cita grupal con unos médicos. De los más simpáticos pasamos, porque les han dibujado los ojos con dos rayas nada más, centrémonos en los guapos. Uno es cirujano cardiovascular, pero ya se lo ha pillado la amiga. El otro guapo resulta que es cirujano plástico, qué frivolidad. Pero qué guapo es.

Parece que tienen feeling pero cuando se quedan asolas al cirujano plástico le falta tiempo para decirle a Sakura todos los arreglos que le haría si le dejara (plásticamente hablando, claro). Sakura se queda en blanco y se larga, vamos, no quiere volver a ver a este tío ni en pintura después de lo que le ha dicho. Pero el destino vuelve a hacer de las suyas y Sakura, echa unos zorros, se vuelve a encontrar con el doctorcito. Al hombre le vuelve a faltar tiempo para criticar su aspecto pero en un giro inesperado de los acontecimientos le pide a Sakura que salga con él. ¡Esto tiene más cliffhangers que Perdidos!

8. Marmalade Boy

marmalade-boy

¡Dakedo ki ni naru, kinou yori mo zutto! Si amigos, ha llegado el momento de hablar de Marmalade Boy. Todo empieza cuando tan panchamente los padres de Miki le cuentan que van a divorciarse; que en su viaje a Hawai han conocido a los Matsura, un matrimonio de su edad y que la madre se ha enamorado del sr Matsura y el padre de la sra Matsura. La idea es divorciarse de su actual pareja y casarse con sus nuevos amantes. Cosas que pasan. Como la situación puede ser un poco peliaguda lo solucionan comprando una nueva casa donde puedan vivir tranquilamente los dos matrimonios, Miki y el hijo de los Matsura. .

Miki no cabe en sí, no quiere su casa se convierta en Sodoma y Gomorra. Piensa oponerse del todo en la cena que han organizado para que los matrimonios y los hijos se conozcan mejor, pero parece que no es tan mala idea cuando conoce al guaperas de Yu, el hijo de los Matsura. ¿Se considera incesto si él es hijastro de tu madre a la vez que de tu padre pero no comparte lazos de sangre contigo?

Como veis ninguno de estos mangas tiene desperdicio. La pregunta es ¿cuál empezar primero?

Advertisements